El Centro Botín es un centro de arte diseñado por el arquitecto y premio Pritzker Renzo Piano, situado en un lugar privilegiado de Santander, que consigue, mediante una intervención urbana más amplia, integrar el centro de la ciudad y los históricos Jardines de Pereda con su bahía.

La luz y la ligereza han sido aspectos esenciales en la concepción del proyecto por parte de Renzo Piano. Situado en voladizo sobre el mar, el edificio no toca tierra, está suspendido sobre pilares y columnas a la altura de las copas de los árboles de los Jardines de Pereda, haciendo las veces de un “muelle” sobre el mar. Esta elevación permite el paso de la luz y posibilita las vistas a la bahía, en una integración completa con el entorno.

“Me siento muy honrado de hacer este proyecto para la ciudad de Santander porque se enmarca en mi trayectoria personal de diseño de centros culturales abiertos, tolerantes y accesibles a todos, desde el Centro Pompidou de París hasta el Auditorium de Roma, pasando por la Beyeler Foundation en Basilea, la Morgan Library en Nueva York o el Art Institute de Chicago, todos ellos lugares urbanos y queridos por la gente”, afirma Renzo Piano.

El edificio, con una superficie construida total de 8.739 m², se articula en dos volúmenes conectados entre sí por una estructura de plazas y pasarelas, el pachinko.

El acceso oeste está dedicado al arte, con dos salas de exposiciones que suman 2.500 m2; y el volumen este a las actividades culturales y formativas, con un auditorio para 300 personas, aulas, espacios de trabajo y una azotea desde la que se disfruta de unas vistas únicas de Santander y su bahía.

El Centro Botín es un nuevo lugar de encuentro en el centro de la ciudad  que con el arte, la música, el cine, el teatro y la literatura dinamiza la vida de la ciudad fortaleciendo su tejido social y cultural.

Por ello, tan importante es el propio edificio como los espacios públicos que se han creado alrededor, gracias a la construcción de un túnel de 219 metros de largo y a la remodelación y ampliación de los centenarios Jardines de Pereda que han doblado su extensión y triplicado sus zonas verdes, prolongándose hasta el mar.

Ambas actuaciones han reforzado la conexión visual entre el centro histórico de Santander y la bahía, liberando un área portuaria cerrada al público y destinada al estacionamiento de vehículos.

LA INTERVENCIÓN URBANA

Remodelación de
los Jardines de Pereda

Gracias al proyecto de ampliación y mejora de los Jardines de Pereda, desarrollado por el paisajista Fernando Caruncho en colaboración con el estudio de Renzo Piano, este histórico parque ha duplicado su extensión, de 20.000 a cerca de 48.000 m2, y triplicado su superficie verde, de 7.003 a 20.056 m2.

El  proyecto de remodelación ha conservado la memoria del lugar respetando sus hitos esenciales y ha potenciado todo aquello que el jardín ha guardado y protegido a lo largo del tiempo. Como afirma el propio Caruncho: “Este proyecto une pasado y presente en las formas estéticas del siglo XXI, abriéndose al futuro”.

Construcción del túnel

La prolongación del centro de la ciudad al mar, a través de los Jardines de Pereda, ha sido posible gracias al soterramiento del antiguo vial que discurría delante de los Jardines mediante la construcción de un nuevo túnel que permite el paso de más de trece millones de vehículos al año, eliminando la inseguridad, la contaminación y el ruido que producía el tráfico en la zona.

Esta infraestructura, que fue inaugurada el 21 de junio de 2014, tiene una longitud total de 372 metros, de los cuales 219 están soterrados. Con un ancho total de 17.50 metros, el túnel del Centro Botín ha permitido la conexión peatonal de los muelles de Maura y de Albareda con los Jardines de Pereda y, por extensión, con la trama urbana de Santander.

LA CONSTRUCCIÓN. IMÁGENES

EL ARQUITECTO: RENZO PIANO

Desde que en 1971 ganó junto a Richard Rogers el concurso para diseñar el Centro Georges Pompidou de París, Renzo Piano, Premio Pritzker de Arquitectura en 1998, ha demostrado una habilidad única para crear edificios en los que vivir el arte y la cultura, que se integran a la perfección con el entorno que los acoge.

Por este motivo, la Fundación Botín acudió a su estudio, Renzo Piano Building Workshop (RPBW), para abordar el proyecto más importante de sus 50 años de historia: el Centro Botín.

CRISTINA IGLESIAS: DESDE LO SUBTERRÁNEO (FROM THE UNDERGROUND)

Cristina Iglesias, Premio Nacional de Artes Plásticas y una de las artistas españolas más reconocidas a nivel internacional, ha diseñado específicamente para el entorno del Centro Botín y los Jardines de Pereda una intervención escultórica, compuesta por cuatro pozos y un estanque llamada Desde lo subterráneo (From the underground).

Se trata de una serie de cinco bajorrelieves realizados en piedra gris, que encierran motivos orgánicos tallados en acero fundido, simulando, como dice la propia artista, a las algas que podrían existir “en un posible jardín submarino, rebosando hacia la superficie”. El agua fluye a diferentes ritmos entre los cinco pozos, creando una secuencia entre las intervenciones escultóricas y los viandantes.